Mirna, una Asistente virtual, que nos cuenta sobre la nueva tendencia que ya llego al país.



¿Qué fue lo que te impulsó a ser Asistente Virtual? 

Fue una decisión que me llevó varios años tomar. Cuatro años antes había nacido mi segunda hija, y me pesaba el esquema de tantas horas fuera de casa. Lo vivía con mucha angustia eso de salir de casa 7.30am y volver 7.00pm (con suerte). Después de 16 años había vuelto a ser mamá, y eso me hacía ver que los años habían pasado, y yo seguía estando muchas horas fuera de casa. Fue entonces que empecé a idear un cambio. No sabía cómo, ni dónde, ni cuándo. Pero sabía que sí o sí tenía que modificar esa realidad. Estaba en búsqueda del famoso “work-life balance”. No fue fácil: me llevó mucho tiempo tomar la decisión de dejar la relación laboral y la estabilidad.

Primero pensé en buscar un trabajo de menos horas: ¡una utopía! Después surgió la idea de “emprender”, de dejar la relación de dependencia y exploré diferentes cosas: una franquicia, poner un local de ropa cerca de mi casa, pero no, nada de eso me cerraba. Hasta que buscando en la web, me enteré que en países de habla inglesa como EE.UU., Reino Unido y Australia, existían las “VA: virtual assistants”.  “¡Esto es lo mío!” pensé. Me puse a investigar, me capacité online y en 2009 lancé mi proyecto:  MB Asistencia Virtual

Para los que no saben de qué se trata, una Asistente Virtual asiste a sus clientes (no son jefes) en forma remota (desde su propio lugar de trabajo) para apoyarlos en diferentes áreas como área contable/administrativa, marketing digital, redes sociales, investigación, elaboración de informes, redacción y edición de textos, documentos, bases de datos, CRM, gestión de proyectos/equipos, gestión de sitios web, blogs, por ejemplo. También en los temas clásicos que usualmente gestiona una asistente: organización de reuniones y agenda, reporte de gastos, organización de viajes, de eventos, regalos, etc. etc.  

¿Cómo es trabajar sola?

En mi caso, mi oficina está en mi casa. Eso es genial por un lado, aunque por el otro es un desafío. Hay que tener mucha disciplina para no dispersarse y enfocarse en el trabajo. En cuanto a los horarios, en general arranco entre 9.00 y 10.00 y termino 6 o 7pm. Pero eso es flexible, lo voy organizando en función de mis necesidades y las de mis clientes. Hay que tener el criterio de saber si puedo ir al gimnasio a la clase de las 8am, o si mejor voy a la tarde porque tengo que entregar una presentación al mediodía. Almuerzo todos los días con mi familia, puedo ir a los actos del colegio y a la reuniones, muchas cosas que antes no podía hacer.

Para mí esta etapa de asistente virtual es apasionante.  Pude transformar mi carrera de asistente ejecutiva en mi propia empresa. Siempre hay cosas nuevas que aprender, por lo tanto la constante capacitación es fundamental para poder ofrecerles a los clientes soluciones nuevas que se adapten a sus necesidades.


237 vistas

Entradas Recientes

Ver todo