¿Quieres aumentar la economía global en $5 billones? Apoya a las mujeres como emprendedoras

Por Shalini Unnikrishnan y Cherie Blair


¿Y si les dijéramos que hay una manera segura de inyectar 5 billones de dólares a la economía global, que las empresas de todo el mundo están desperdiciando una gran oportunidad?


Hoy existe un catalizador de este tipo: las mujeres emprendedoras.

Un nuevo análisis de Boston Consulting Group (BCG) muestra que, si mujeres y hombres participaran por igual como emprendedores, el PIB mundial podría aumentar aproximadamente entre un 3% y un 6%, incrementando la economía mundial de 2,5 a 5 billones de dólares (véase el gráfico). Sin embargo, liberar el poder de las mujeres emprendedoras requerirá la acción de una variedad de grupos, incluyendo capitalistas de riesgo, organizaciones sin fines de lucro y corporaciones. Estos esfuerzos deben abordar un tema crítico y a veces pasado por alto: la falta de redes que apoyen y asesoren eficazmente a las mujeres empresarias.



LA BRECHA DE GÉNERO EN LOS EMPRENDIMIENTOS

Para comprender mejor la brecha de género - y cuánto se está avanzando hacia el cierre de la misma- BCG analizó los datos de emprendimientos femeninos del Global Entrepreneurship Monitor (GEM), a nivel regional y país por país. Este análisis dio lugar a los siguientes hallazgos:

· En todas las regiones, el porcentaje de hombres en edad de trabajar que inician un nuevo negocio supera el porcentaje correspondiente a mujeres en edad de trabajar aproximadamente entre 4 y 6 puntos porcentuales.

· Cuatro países —Vietnam, México, Indonesia y Filipinas— han logrado reducir la norma mundial; más mujeres que hombres lanzaron startups en estos países en 2016.

· En el 50% de los 100 países estudiados, la brecha de género en la actividad de los startups y la sostenibilidad se está reduciendo, y las mayores ganancias se producen en Turquía, Corea del Sur y Eslovaquia.

· Sin embargo, en el 40% de los países, sobre todo en Suiza, Uruguay y Sudáfrica, la brecha de género se está ampliando.


Aunque la brecha de género en la actividad de los startups es bastante consistente en la mayoría de los países, la brecha en el éxito empresarial a largo plazo varía más ampliamente. En el Medio Oriente y en el Norte de Africa, por ejemplo, las empresas de mujeres tienen aproximadamente la mitad de las probabilidades que las de los hombres de permanecer en funcionamiento 3,5 años después de su creación; mientras que en América Latina, las empresas de mujeres se quedan atrás en esa medida en 11 puntos porcentuales. En todas las regiones, excepto en América del Norte, las empresas lideradas por mujeres tienen niveles de duración más bajos que las empresas lideradas por hombres.


EL PODER DE LAS REDES

¿Qué pueden hacer los países para ayudar a las empresas lideradas por mujeres a sobrevivir y prosperar?


El acceso desigual al apoyo financiero desempeña un papel importante en la brecha de género, en particular para las mujeres que inician nuevas empresas. Según un análisis de BCG de datos de 2018 de MassChallenge, una red global de aceleradores con sede en Estados Unidos, las inversiones en empresas fundadas o cofundadas por mujeres promediaron 935.000 dólares, lo que es menos de la mitad del promedio de $2.1 millones invertidos en empresas fundadas por hombres emprendedores. Esta disparidad existe a pesar del hecho de que las startups fundadas y cofundadas por mujeres, realmente tuvieron un mejor desempeño en el tiempo, generando un 10% más de ingresos acumulados durante un período de cinco años: $730.000 de las mujeres en comparación con $662.000 de los hombres.


Por supuesto que el acceso al capital de las startups no es el único problema. Las mujeres empresarias también necesitan superar el déficit de sostenibilidad y un déficit de crecimiento (la mayor tendencia de las empresas lideradas por mujeres es estancarse con el tiempo).


Nuestra investigación muestra que, si bien hay muchas razones para estos déficits, incluidas las diferencias en el acceso al capital humano, el capital social y los recursos financieros en curso, un factor clave, es el acceso relativamente limitado de las mujeres a redes de apoyo sólidas. En los países de ingresos bajos y medianos, por ejemplo, una mayor disponibilidad y uso de redes empresariales está vinculado a menores brechas de género en la sostenibilidad empresarial. Las redes entre pares animan a las mujeres a establecer aspiraciones más altas para sus negocios, planificar el crecimiento y adoptar la innovación.


En Nigeria, la Fundación Cherie Blair para Mujeres, con el apoyo de la Fundación ExxonMobil, lanzó “El Camino al Crecimiento de los Negocios de las Mujeres”, una empresa colaborativa que ayudó a las mujeres propietarias de negocios a impulsar sus conocimientos empresariales y a tener acceso a instituciones financieras y nuevos mercados. Una evaluación independiente de este programa, encontró que algunos de sus mayores beneficios provenían de las redes profesionales y entre pares. Como dijo una mujer: "Si te enfrentas a algún desafío o necesitas algunos contactos, simplemente dilo y tus hermanas vendrán en tu ayuda. Nos llamamos a nosotras mismas, siterspreneurs o emprendehermanas". El desempeño financiero de las mujeres también mejoró, con una ganancia promedio incrementada en un 31%.


En nuestra experiencia, las mejores redes se basan en los principios de intención, inclusión e interacción:

· Intención. Comience definiendo el propósito de la red. Las redes deberían ser mucho más que un Rolodex (archive rotativo) con pretensiones. ¿Qué pueden ganar las mujeres uniéndose a la red? ¿Tendrán acceso al capital humano y financiero, así como al capital social? ¿Cómo puede la red ayudar a las mujeres a alcanzar objetivos comerciales tangibles?

· Inserción. A continuación, elija a los participantes cuidadosamente. Las mejores redes tienen un fundador altamente dedicado, una membresía activa y una base de membresía diversa, incluyendo una mezcla de nuevos empresarios y propietarios de negocios más establecidos, idealmente con diversos orígenes culturales.

· Interacción. Por último, estructurar la red para facilitar las interacciones formales e informales. La capacitación formal tiene su lugar; pero las interacciones informales, persona a persona, son cruciales para generar confianza y garantizar que la red permanezca relevante a lo largo del tiempo. Las plataformas en línea pueden ser fundamentales para el éxito en esta área.


No es exagerado decir que el emprendimiento de las mujeres tiene el poder de cambiar el mundo, y los beneficios van mucho más allá de impulsar el PIB mundial. Cerrar la brecha de género en emprendimientos e impulsar el crecimiento de las empresas propiedad de las mujeres dará rienda suelta a nuevas ideas, servicios y productos en nuestros mercados. Y en última instancia, esas fuerzas pueden redefinir el futuro.


Link al artículo original: https://www.bcg.com/publications/2019/boost-global-economy-5-trillion-dollar-support-women-entrepreneurs.aspx

17 vistas

Entradas Recientes

Ver todo